“Arrodillarme y hacer cosas que no se beben”

De la boca para afuera, este texto para todas las abuelas. Con la voluntad de las venas apretándome el impulso, deteniéndolo, quería llegar a matarlo, quería decirle que mi furia era el reflejo de su indecisión y en mis ojos una sombra: su maldita tranquilidad, su frente y su boca infiel. Te odio con el odio del amor, dije y entré. Empecé a coser su … Continúa leyendo “Arrodillarme y hacer cosas que no se beben”

De mi bombacha cuelga Britney Spears

Me apretás la cara con tus manos y  succionas mi pelo con los dedos, me querés ahí adentro de tu cuerpo y,  ¡Ay!  tu lengua es tan larga y tu pantalón tan pesado, se cae, toca mis pies, me aplasta, y vos me agarrás contra la pared, me das vuelta y apretas mi cola empujándome contra la pared del baño, que es chiquito y sucio. – … Continúa leyendo De mi bombacha cuelga Britney Spears

momentos lunares

(Salpicón de frutas) Mojo mi dedo en el vaso de agua y voy a esa tu boca, te la mojo ahora, dibujando, desde arriba, tus dos curvas, hacia una punta, hacia la otra, tocando cada arista de tu boca, la mía, con la  forma de sexo, que tiene tu boca, tan exaltada, que tiene mi boca, hinchadas, nuestras bocas, que con ojos rojos tanto se … Continúa leyendo momentos lunares

y porque toda la vida es sexy…

Hoy aprendí que masturbarse con algo que vibra tiene un encanto peculiar digno de ser probado por cada mujer. Se produce un placer que sacude todos los nervios y una termina agotada de tanto tocarse que prácticamente se queda dormida con mayor facilidad que el valium. A falta de uno u otro aconsejo subirse arriba del lavarropas encendido (con una media hora es suficiente) y dejarse llevar por la sacudida hasta alcanzar una vibración tal que no quede otra que pegar un par de gritos involuntarios. Mi nombre es Mirtha Cabriola Continúa leyendo “y porque toda la vida es sexy…”

Porque el orgasmo femenino no es ningún mito,

 Shortbus, de John Cameron Mitchell (…sedúceme anreves…) Me desnudo cada vez que estoy sola. Camino descalza, sola, con la humedad de que me encuentren y me vean, sola. Desnuda. La fantasía de mis contorsiones me calientan. Me veo en el ESPEJO y estoy vestida por fuera y de blanco. Me miro: Castañeo mis ojos. Me enamoro que me miro. El reflejo me devuelve un amor … Continúa leyendo Porque el orgasmo femenino no es ningún mito,