Hagamos de la casa una planta y cada uno con su propio mundo

…Es cierto. A las mujeres no les gusta que se las prive de su poesía, que se las naturalice y se las trate de forma poco romántica, como objetos sexuales. Yo creí que les iba a gustar, que estaban cansadas de tanta idealización. Yo también creí estarlo, y sin embargo, el romanticismo…Anaïs Nin 

 

 

 

Un pedazo de una charla de un diario íntimo, el de la señora diosa mujer obscena Anaïs: 

 

// Cuando le planteo su vida, Gonzalo se siente herido.

-Si fueras cruel- me dijo- podrías hacerme crear.

Pero yo no deseo ser cruel. Y si esto va a ser otro duelo con la destrucción, contra la destrucción, como ocurrió  con el mundo de Henry, realmente no puedo soportarlo.  Quiero unidad, totalidad.

-¡Quiero que adquieras conciencia de clase!- dice Gonzalo.

Toda mi vida he tratado de borrar las barreras de clase, y sólo he admitido las cualidades de la mente,  o la sensibilidad, o el valor, o el talento.

-Yo creo solamente en la poesía-le dije-. Quiero vivir más allá de lo temporal, sin entrar en las instituciones del mundo. 

-Pero la mística de Marx…

-Marx no era un místico

-Careces de misticismo religioso.

-Mi religión es el arte.

-Hablamos en chino

Siempre decimos eso cuando las discusiones pierden sentido.  //

 

Anuncios

2 comentarios en “Hagamos de la casa una planta y cada uno con su propio mundo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s