Despeche un mode

Tengo una amiga llamada Jandy que es muy coqueta, correcta y salvajemente pasional. Es esa amiga que no se pierde un logro o un fracaso de los demás, que se interesa y se acuerda (memoria elefante) y te llama siempre para ver como estás. Quiero hablar de ella porque hace un tiempo un músico con el que tuvo una historieta le dijo que no. Se metió con una brasilera cola grande de quién se desconoce los motivos de su radicación. Al parecer, ese músico (un impulsivo entusiasta) jugó a eso de estás y no estás conmigo, creando en Jandy esa cosa de la ilusión. Camilo A. se portó de forma parecida y yo también me ilusioné. Lo cierto es que así como la ilusión sube, baja tanto o más rápido de lo que subió, y, como los nervios, termina en la decepción. Nada lindo como para usarlo de manera de actuar. Nada lindo.

A Jandy le gusta el orden, la limpieza y  el lavado de los platos la enloquece. No importa la casa en la que se encuentre, la vajilla le pertenece. (Yo soy muy diferente, vivo en el desorden, pido mucho delivery y sino fuera porque mi perra me alcanzara su tarro vacío de comida me olvidaría de alimentarla). Así y todo, la  vida le enseñó a encontrar en la música y en los pájaros* la posibilidad de  transformar hechos siniestros en hechos sensibles haciendo uso completo del poder que permite la libertad de imaginar. Fue ella quién  me dijo, de muy pequeña:

“Mirtha, lo que no sabes lo imaginas, ¿Sí?”.

Sí. Piedra libre. Para querer crear hay que saber imaginar. Y  sin ahondar al respecto, hay otra anécdota que desencadenó la frase que inspiró el texto de hoy. Fue dentro de una disco bailable, cuando la señora Jandy cruzó el límite de lo vergonzoso (esta vez había cerca un chico lindo, otro músico, que sospecho intentaba impresionar) y se emborrachó con cerveza nocturna, originando lo siguiente:

“Mirtha- me dijo- vos y yo tenemos que formar una banda que se llame DeSpech-Mod”.

“¡DeSpech – Mod!”*

No pude parar de reírme y de reírnos las dos. Fue muy gracioso. La anécdota continúa trastabilladamente y finaliza con el comentario de un pariente suyo, Jotaper su nombre, que dijo:

“¡Jandy no vomitaba la cerveza, la escupía!”

 Ella es tan elegante como mujer que vomita con clase y con absoluto tupé. Sabe que para conquistar a alguien debe ser ella misma aunque la timidez la supere de a ratos. Sabe que Camilo Anchura me dijo adiós y quiere que entre las dos critiquemos los fracasos del amor. *

En fin, me dejaron y  hoy soy una mujer despechada. Patético. Patética. Jandy y yo nos convertimos una vez más en esas chicas sin chicos que se emborrachan para conseguir chicos.

Pensé en muchas maneras de contar lo que se siente cuando alguien que queres no te quiere de la misma manera y te deja diciéndote que no, pero ninguna se adecuaba al objetivo de este blog. Es muy difícil lidiar con la negación por lo que como buena exagerada que soy opté por aquello que me hizo sentir mejor. Y eso es la creación, el acto vomitivo de transformar las cosas feas en cosas lindas con todo el aire que implica una emoción. Es hediondo y absurdo hablar del dolor porque no posee ningún método de transmisión y obviamente porque el dolor es feo, asqueroso y feo, sólo feo. Cuando sufrimos, sufrimos, listo. Terminal. No existe un modo de hacerlo, de medirlo. Es un momento que se vive como en un caos, en la mismísima contradicción acentuada. Yo quiero contar  lo que surgió después de ese caos. ¿Para qué voy a contar algo desagradable? Algo que hizo que la vida no sea tan sexy… No (de nuevo, no forma parte del objetivo de  este blog).No quiero y  me rehúso actualmente a pensar que la vida es así de fea. Pienso que embelleciéndola con un poco de humor y tocándola con un poco de ficción  mis latidos harían como un tambor; por eso y sobre ello omitiré  explicar una  encadenación causal de  hechos para declarar, en su lugar, sensaciones, momentos clave,  impresiones e  instantes de una etapa del amor:

SENSACION PRIMERA

(Responsabilizo y culpo a otro)

 He aquí las razones para explicar porqué Camilo A. debe ser criticado y yo elevada a la categoría de mujer despechada:

Razón número 1

Camilo

Mirtha, seamos amigos, ¿No podemos?

 Mirtha

A ver, Camilo, a ver, a ver ¡¿A vos te parece que podemos llegar a entablar una linda amistad teniendo en cuenta Camilo, teniendo en cuenta, que mi cabeza está, no llena, repletísima de recuerdos sexuales tuyos y que vos sos un puro calentón con las hormonas no hirviéndole desde los testículos, sino más bien, haciéndoles pogo!? Te pregunto otra vez porque no lo entiendo, ¿Te parece? A ver ¡¡ ¿Te parece?!!

Camilo se calla la boca. Me corta el teléfono, lloro. Me confunde.

Razón número 2

 Camilo

Medio que estoy saliendo con otra, pero vos me atraes igual

Mirtha

(En silencio. Una buena patada rostral se visualiza en mi cabeza. Respondo con baja autoestima)

¿Y por qué no salís conmigo entonces? ¿Por qué no me elegiste?

Camilo se calla la boca. Le corto el teléfono, vuelvo a llorar. No entiendo.

Razón numero 3

Camilo

Mejor que hablamos esto por teléfono, sino terminamos cogiendo.

Mirtha

(Con  dos gotas cayendo por mis orejas. Es mi cerebro derritiéndose. Contesto muda)

INFELIZ

Camilo ahora  me dice que me quiere (le correspondo) y repite que esto no significa que no le guste  ni le atraiga. Mi corazón se mete hacia adentro. Se hace más débil.

Razón número 4

Camilo

No me coquetees

Mirtha

¿Whatafuck?

 SENSACION SEGUNDA

(No entiendo nada. Pensamientos acelerados)

…colgamos el teléfono al mismo tiempo. Creo  y deduzco que acaba de pedirme que lo respete en esto de no estar más juntos y tenerse todas las ganas de estarlo. ¿Que no lo coquetee significa que no lo seduzca? ¿Qué no sea YO con él? ¿Qué haga como si él, como si yo, como si ninguno de los dos existe? Me siento aturdida. No sé. Desorbitada. Arranca la culpa,  la idealización de lo que es ser responsable con uno mismo. Lo odio y lo extraño. Todavía no alcanzo a darme cuenta que a partir de ahora no nos vamos a tocar más. No me perdono haber obviado  mi intuición, la que me dijo, Mirtha Cabriola, Camilo no está con vos. Deja que se vaya. Camilo no te respetó y  no hiciste que te respetara, y por ello caíste en la confusión. Amor. Empieza ese tipo de histeria que convierte la sensación de querer en actos de patetismo. No seas tan cruel. Dolor. Llamo a una amiga, a otra, mojo el piso de tanto llanto. Amor, amor. Pasan los días y todas esas preguntas terminan en dos únicas palabras que abarcan y  lo justifican todo:

Me enamoré…

SENSACION TERCERA

(Extraño su cuerpo)

 …me enamoré de su posesión, de mi idealismo, de todo el acto de confrontación. Como no existe una definición para el amor no me preocupo en clasificarlo sino en expresarlo. Siento la intensidad, me basta con querer ocupar su cuerpo y con que él ocupe el mío. Quiero tocarlo desde su cara, con sus ojos acuáticos entrecerrados, tocarlo despacio, su boca, dibujándola, la mía, enrojecida, las dos bocas, enfrutadas de baba…mi lengua en sus labios, la suya en los míos, los de abajo….Nos desvestimos tan rápido, con urgencia, con la urgencia de concebir el acto de acariciarse, de no tener la capacidad de detenerse. Me mira mientras se mete. Lo miro mirarme. Le sonrío. Me gusta lo que hace. Le gusta que me guste. Conectamos. Entonces voy yo y me mameo entre su piel y su abrazo peludo me contorsiona contra una pared. Me mamea él. Somos erosivos….mamerosivos… Estamos mojados y sin embargo nos prendemos fuego. Remoloneamos. Nos hacemos vivos… Tanta pasión junta me desarma. ¿Es suficiente y es humano tener la habilidad de quererse (que es inmensa) y la capacidad de agotar la pasión de tocarse todo al mismo tiempo? Puede quererme, no quiere poder tocarme. Prefiere olvidarlo. Me hace dudar, ¿La pasión tiene límites? ¿No podemos querernos de ese modo? ¡Camilo!… ¿No podes quererme así?…

SENSACIÓN CUARTA

(Me proyecto en otras historias de amor)

 …a ver, puede ser  Match Point, que quizás no es muy buen ejemplo pero es el primero que me aparece. Ellos no pueden dejar de incrustarse, algo los lleva a meterse como conejos, uno arriba del otro, de costado, desde arriba, por atrás,  Scarlett y Tudor se descalzan de tanto hacer el amor, tanta pasión termina por quitarles los pies. Hay lluvia en esos besos, hay descontrol…Los puentes de Madison, sí. Esta película sí que lo representa muy bien. Esa maldita escena que coerce  a llorar y no hacerlo corrompe el acto vegetativo de lo no real, esa escena en que deseé más que nada en mi existencia que Meryl se baje del auto, deje a su marido, corra con Clint  y lo bese, se toquen,  escapen juntos, ¡Ay! me duele de solo escribirlo. Me sorprendo, a veces, mi empatía me súper hechiza… Diario de una pasión, estético, esos amores estéticos que por poco engañan. Great Expectations, tan adolescentemente enamorados…la vieja cantando bésame mucho. Sí Camilo, bésame mucho… ¡Ay!

Tal vez mis ejemplos de películas son igual de patéticos que mi estado emocional actual. O tal vez, también, es que soy muy adolescente para querer amar. Sería mejor consultar a becausethemovie*, lo sabe más que yo, al menos sobre el arte cinematográfico del amor…

SENSACION QUINTA

(Hago una lista que examina  mi etapa de despecho)

–         Idealizo que él vuelve a buscarme (Me ilusiono. Todo transcurre en mi mente)

–         Me emborracho

–         Llamo a mis amigas

–         Llamo a mi madre

–         Mi madre viene a dormir conmigo

–         Voy a la psicóloga (ella está más loca que yo)

–         Pienso en que mi dolor debe hacerse carne (esto me lo dijo la loca)

–         Vuelvo a idealizar  que estoy entera y soy una diosa, él regresa a colgarse de mis  tetas eróticas

–         Enseguida lloro como una rana y miro el Rey León

–         Me junto con Jandy. Escuchamos Shakira (primeros dos discos)

–         Me junto con mi amiga Pingui. Despotrico, me maquillo, me pongo un vestido y me largo a llorar. No salimos nada a bailar.

–         Repito muchas veces que soy una leona que él no puede domar

–         Intento sostener el autoconvencimiento anterior

–         Empiezo a pensar y a creer que “la otra” es una gran mala palabra

–         Lloro mucho. Lloro más. Me doy cuenta que “la otra” debe ser una buena mujer.

–         Ella lo esta cuidando, lo hace feliz. Debe ser buena gente. Ella también lo esta cogiendo, es una perra estúpida que debe ser un camión. Soy una celosa terrible y patética. Patética del amor.

–         Ahora soy la víctima. Dudo. ¿Soy menos? ¡Soy mejor! Cuando en realidad soy igual. Somos iguales.

–         Me odio por horas porque tengo razón y no me quiero dar cuenta

–         A esta altura, eso que me duele se cocina como la carne dentro de mi inconsciente

–         Ilusiono por tercera vez y ahora es con provocarle celos. Llamar su atención, volver a seducirlo.

–         Lloro, lloro, lloro. (soy de llorar mucho)

–         Me voy de vacaciones con Pingui. Muy lejos.

–         Reflexiono y sobre analizo.

–         Fumo y me relajo

–         Existencializo el amor

–         Lo hago arte (el arte de hacer el amor*)

–         Beso a otra persona (porque un beso lo cura todo*)

–         Empiezo a relajarme.

SENSACION SEXTA

(Pienso en positivo. Me río de mi misma)

…miro Sex and the city, me mimetizo. Recupero la sonrisa. Leo a  Anaïs Nin y  a las mujeres que corren con los lobos, me cicatrizo. Recupero mi identidad, me acuerdo que nunca la perdí.  Abro Rayuela en cualquier parte, me emociono otra vez. Me tiño el pelo para cambiar y avanzar; trabajo mucho, me concentro, trabajo mejor. Salgo a bailar como loquita y me pongo copete. Me divierto, la paso bien. Salgo a patinar,  escribo sobre esto y reflexiono sobre como hacerlo bien. No dudo nunca de mi intensidad.Siento cómo  la vida se desencadena  en etapas de transición.  Entiendo que vivo mi vida como una película. Hago el  guión, dirijo, produzco y voy, y sigo yendo hacia mi única autorrealización. Hacia los momentos de mi  autosatisfacción*. Soy muchas partes de un montaje en acción y agradezco que seamos tantas mujeres, como yo Mirtha Cabriola, como Jandy, sublimadora musical y bachera profesional, mi amiga Pingui, compañera de un viaje singular y  como mi psicóloga (repito, es muy loca) mujeres que hemos formado  DeSpech- Mod y alcanzado el platino, el Grammy y la fama únicamente con nuestra inspiración, con esa extraña intensidad dominadora de lo vital. Escribo hoy para las mujeres frutilla como yo, las que sienten que el mundo se acaba porque un Camilo A. les dijo que no, escribo justamente para la  sexta sensación que trata de aceptar que mi Camilo A. no me eligió. Para aliviar la tensión. Reírme y creer en el poder interior. Es para ellas, para que se rían y me cuenten, hagan lo mismo que yo. Una lista, un deseo y unos cuantos llantos de amor.

 Pie de letras

1*** “La  vida le enseñó a encontrar en la música y en los pájaros…” los pájaros podrían bien entenderse en la simbología de lo artístico y lo amistoso. Encontrar en la risa, el juego y en el abrazo la esencia misma de la contención. Hacerse un mundito de protección (tareas que pelean con los momentos que por la cultura se vuelven cómodamente insensibles) y vivir sintiendo y por ende existiendo.

2*** “Despech Mod”, referencia a la banda electrónica (por ponerle un género) Depeche Mod. Juego de letras y deletreos.

3*** “…quiere que entre las dos  critiquemos los fracasos del amor…” alusión al Tango Nostalgias, esa parte que dice: “Voy a emborrachar mi corazón para después poder brindar por los fracasos del amor”. Me encanta sentirme hermosa, joven y trágica.

4*** “…consultar a becausethemovie, lo sabe más que yo, al menos sobre el arte cinematográfico del amor…” www.becausethemovie.wordpress.com, mi amiga, la amiga y el personaje, Luli lov***

5*** “…el arte de hacer el amor…” No es un trámite tocarse, es un acto creativo del orgasmo de las partes.

6*** “…porque un beso lo cura todo…” Besos sagrados, besos buenos, los besos son babas que dejan marcas de vitalidad, son secretos del crecimiento, verdades de una vida real (además próximo título del próximo texto de este blog)

7***  “…Viva, viva el arte de la autosatisfacción…” en “Porque toda la vida es sexy…”

 

Anuncios

5 comentarios en “Despeche un mode

  1. Aaaaaay como me llenas el pecho! Como me gusta leerte; y q bien me caen Jandy y Mirtha, claramente 2 pibas cualquiera, de cualquier edad en cualquier lugar del mundo; q extrañamente quiero mucho

  2. El despecho es un sentimiento mas.. Mejor dicho, es un grupo grande de sentimientos. Entre ellos podemos encontrar (entrelazados, mezclados, algunos compitiendo por el primer puesto) el amor, el odio, la venganza, el extrañar, el odiar en cantidades mas fuertes y agresivas, el arrepentimiento, el perdon, el arrepentimiento del perdon, la guerra..puuuff si tuviera que detallar a todos estaria hasta mañana..cada una puede agregar el sentimiento que le parezca.
    Me atrevo a decir que hay tantos Camilo A. como situaciones de despecho. Lamentablemente ambas son un mal necesario y mientras sigan existiendo hombres seguramente vamos a caer en la volteada…

    Permitime agregar una sensacion entre la cuarta y la quinta…la negacion..y con ella frases como ”nunca mas me enamoro, para que? Para que termine llorando con una tableta de chocolate que encima me recuerda que estoy gorda y que nadie me quiere’ o ‘es mejor estar sola (mentiiiira, nos morimos por engancharnos de nuevo con cualquier gil que nos de un poco de bola y/o cariño)..

    Eso es todo, gustosa de leerte. Todos somos, en mayor o menor medida Mirta Cabriola y Jandy:soñadoras, nostalgicas, despechadas…

    1. Me pregunto si el despecho como situación es un mal necesario para llegar a ese lugar idílico en el cual el amor se instala y la seguridad en su máxima comodidad produce en uno la idea de haber alcanzado la felicidad (como lugar de arribo).
      La felicidad cabe dentro de una pipa : la felicidad cabe dentro de MI pipa. Señora Sara Cantero le cuento que no me gusta eso del mal necesario, los hombres existen para ser amados por su debilidad. Sus olores son animales y los nuestros frutales. Algo me dice que “caer en la volteada” es repetir lo desagradable de la vida por un miedo a la decisión. Y la vida es sensual, al menos lo suficiente como para abrir los ojos y entregar el corazón a aquél hombre que no lo juzgue y quiera saborear. Y digo esto porque mi corazón es de carne y eso también me hace un animal (leona con olor a frutilla). Por eso….la felicidad cabe dentro de TU pipa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s